lunes, 15 de agosto de 2016

EL GENERAL PATTON DEVELÓ LA VERDAD SOBRE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, Y FUE ASESINADO POR ELLO

Descendiente de pioneros norteamericanos, el general George Patton consideraba al nazismo como un mal satánico. Al menos eso era lo que él había oído decir a propagandistas, periodistas y hombres de estado.

George S. Patton
  
Llegó a Alemania odiándola. Creía que los nazis debían ser castigados. Fue entonces cuando una granjera alemana que vivía en la vecindad de su cuartel general, acertó a cruzarse en su camino y durante una conversación casual le contó las cosas que ocurrían detrás de “la villa del comandante”, o sea la casa de general.
  
La granjera describió cómo la leche destinada a las ciudades era vaciada en las calles por la policía militar por orden de los muchachos de Henri Morgenthau; cómo, no ya los nazis sino los soldados alemanes comunes eran detenidos en atestados campos de internación simplemente porque cumplían con su deber; cómo los trabajadores habían sido expulsados de sus casas a causa de los sentimientos vengativos de los antiguos huéspedes de los campos de concentración, y cómo los médicos judíos en los hospitales recomendaban que cada cuarto bebé recién nacido fuese muerto con una inyección porque no había suficiente leche.
 
El general Patton se dirigió entonces como caballero andante medieval, para comprobar con sus propios ojos si la historia de la campesina alemana era verdadera o no. Sin manifestar su rango, con uniforme de soldado raso, recorrió gran parte de ese infierno: las prisiones, los campos de internación y los de las prisiones, en donde comprobó por si mimso que aquellos que torturaban a los alemanes y que enseñaban la teoría de la culpa colectiva y pregonaban el castigo colectivo no eran precisamente muchachos norteamericanos.
  
A partir de ese momento los oficiales del ejército de los Estados Unidos recibieron órdenes estrictas de dar suficiente alimento a los prisioneros de guerra, ya medio muertos de inanición, y se les prohibió derramar en las calles la leche destinada a los bebés.
  
El general Patton no estaba preparado para llevar a cabo el plan Morgenthau, aunque había luchado por Estados Unidos... y sin sospecharlo, para otros. Pero había otro general dispuesto y deseoso de cumplir con dicho plan: su nombre era Dwight Eisenhower.

En Checoslavaquia, en 1945, los tanques del general Patton habían penetrado hasta Pilzen, a 50 kilómetros de Praga, pero Eisenhower les ordenó que se retiraran. Todo el país fue abandonado para que lo ocuparan las tropas comunistas. El general Sergei Bunyachenko, ruso anticomunista, encabezaba 23.000 soldados rusos que no quería regresar a la URSS, y al saber el repliegue de Patton se retiraron tras él. Pero Eisenhower ordenó que fueran entregados a la URSS. Muchos se suicidaron.
  
El militar ruso Andréi Vlásov, ex comandante del 2º ejército soviético había combatido un año contra los alemanes. Luego fue derrotado y capturado. En Alemania formó unidades rusas de voluntarios y al terminar la guerra se presentó al cuartel del general Patton, comandante del tercer ejército norteamericano, a pedir asilo. El general Patton gestionaba que a los rusos anticomunistas no se les obligara a regresar a la URSS. Entonces Eisenhower le dijo que le enviara al general Vlasov a su cuartel general, pero en el camino fue entregado a la NKVD. Poco después lo degollaron en la URSS y pasearon su cabeza clavada en un palo.

En el territorio alemán no ocupado por los soviéticos había cinco millones de rusos que no quería regresar a la URSS. No solo eran prisioneros, sino familias enteras, madres e hijos. Eisenhower le ordenó al general Alexander Patch, comandante del 7º ejército, que entregara a todos esos rusos al Ejército Rojo.
 
Al general Patch le pareció aquello tan cruel que le pidió a Eisenhower que le diera dicha orden por escrito. Y Eisenhower le ordenó el 20 de diciembre de 1945: “Todos los ciudadanos soviéticos deben ser repatriados sin preguntar si lo desean, y usando en caso necesario la fuerza”.
  
En muchos casos, efectivamente, fue necesario usar tanques contra aquellos desventurados que se negaban a regresar al paraíso comunista.
  
El general George S. Patton era uno de los militares más distinguidos de Estados Unidos. Interpretando el sentir de muchos compañeros suyos, reprobó esa extraña complicidad con el marxismo, y dijo:
“Yo me sorprendo de los que dirían los muertos cuando supieran que por primera vez en siglos nosotros hemos abierto la Europa central a las fuerzas de Gengis Kahn. Yo me pregunto cómo se sentirían ellos ahora al saber que no habrá paz en nuestros tiempos y que los americanos, aun los no nacidos todavía, tendrán que pelear con los soviéticos mañana, o diez, quince o veinte años a partir de mañana”. 
   
El general Patton se opuso a los abusos cometidos a nombre de su patria, y amenazó públicamente con traspadarse a América y hacer oír su voz al verdadero pueblo americano, informándole las infamias cometidas a la sombra de la bandera americana.

No era posible condenar al “caballero de las divisiones blindadas” en Nuremberg, y por lo tanto se condenó a Patton entre bambalinas, y se lo sentenció a muerte. Pero las personas que lo juzgaron eran las mismas que habían condenado a los líderes alemanes en Nuremberg.
  
A pesar de que el hecho ha sido acallado, hoy es bien sabido que, por orden de los agentes de la C.I.C. (Counter Intelligence Corps), un automóvil “norteamericano” chocó al del general Patton. Como resultado de ese “accidente”, el general Patton quedó herido. El general fue trasladado rápidamente a una ambulancia, pero con tanta mala suerte, que camino al hospital la ambulancia fue “accidentalmente” embestida por un pesado camión “norteamericano”, y esta vez murió el general. En ese momento algo desapareció de su bolisillo: algo que los “ganadores de la guerra” temian, y con mucha razón:
¡Tengo un pequeño libro negro!” –había dicho el general-, “y cuando vuelva a los Estados Unidos haré explotar la bomba”.
  
Fuentes: El pequeño libro negro del general Patton y Extraña muerte del general Patton, tomados de LA GACETA FEDERAL (Argentina).

16 comentarios:

  1. Respecto a los soldados que no querían regresar a la URSS, un caso idéntico fue el de los cosacos del Don que habían peleado a las órdenes de Von Pannwitz. La diferencia es que la entrega a la URSS la hicieron ¡cuándo no!, los británicos. Esto figura en el libro "Miguel Krassnoff, prisionero por servir a Chile", de Gisela Silva Encina.

    ResponderEliminar
  2. Aparte debemos tener en cuenta la negociociones con Hitler, para su fuga a Argentina, via España, y se puede deducir que el Gral Eisenhower debio tener conocimiento de este "arreglo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afirmativo, el trato se hizo entre el General Franco y el Gobierno de EEUU.

      Eliminar
  3. Celso Noval, menciona la fuente de donde sacas esa información..

    ResponderEliminar
  4. Estoy convencido que el que gana la guerra escribe la histori

    ResponderEliminar
  5. -Papá, ¿qué es un criminal de guerra?
    -Criminal de guerra es el que pierde, hijo, ¡el que pierde!

    ResponderEliminar
  6. Mira vos a los yanquis, con tal de guardar sus secretos son capaces de matar hasta a un presidente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=2974

      Eliminar
  7. MUcha frases hechas, la verdad no ni blanca ni negra es gris,sobretodo en épocas de guerra.- La guerra se gana porque la alianza con la URSS existió. Eso implicó compromisos con los soviéticos, que EU no podía desconocer,significarón sacrificios, sin duda, pero fue el costo que se cobro la victoria frente a los nazis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siguiendo su lógica, estimado homónimo, el bombardeo de Guernica por la Legión Cóndor fue un sacrificio que redundarìa en la victoria sobre los republicanos en la Guerra Civil, donde los nazis se aliaron con el Bando Nacional.

      Y los yanquis llenándose la boca hablando de “Derechos Humanos” y adláteres, cuando hasta los párvulos saben que son los mayores violadores de los mismos.

      Eliminar
    2. Si no hubiera habido un desmembramiento de Alemania por el tratado de Versalles y alemanes maltratados y muchas veces masacrados en una Polonia envalentonada por franceses e ingleses, no hubiera habido ataque de Alemania a Polonia. Si no Alemania no hubiera atacado a Polonia, Francia e Inglaterra no le hubieran declarado la guerra a Alemania. Si la URSS no hubiera tenido planes (revelados por varios generales sovieticos) de atacar a toda la Europa occidental, no hubiera habido ataque aleman y operacion Barbaroja.
      Hace mas de 70 años que nos quieren convencer que ganaron los "buenos", pero lamentablemente es solo propaganda.

      pd.: Alemania ataca a Polonia y le declaran la guerra Francia e Inglaterra, a las dos semanas la URSS (en ese entonces aliado de Alemania) hace lo mismo, y Churchill justifica el ataque...

      Eliminar
    3. Está claro que el motivo de la guerra no fue la invasión de Polonia por parte de Alemania para recuperar los territorios en dicho país que le fueron arrebatados a raíz del nefasto tratado de Versalles, puesto que los soviéticos hicieron lo propio dos semanas después y no se la declararon, esto ¿Por qué?,además dicha invasión estaba pactada por ambos países a raíz del pacto de colaboración germano-soviético, el pacto Molotov-Ribbentrop, está claro que fue una trampa que le tendieron a Hitler. Luego durante la guerra Inglaterra y los EE.UU le dieron cantidades ingentes de armamento a los soviéticos para derrotar a Alemania en el frente del este, o sea, comunismo y capitalismo se aliaron contra la Alemania NS, una contradicción total. Hay que matizar también que Hitler le hizo hasta 7 propuestas de paz a Inglaterra y a Francia, las cuales fueron rechazadas, este es otro de los temas que la historia oficial lo tiene bien silenciado.
      Lo de Churchill fue una vergüenza total, no sólo cuando hizo la "vista gorda" en la invasión de Polonia por el este por parte de los soviéticos, tampoco condenó la matanza de Katyn llevada a cabo por los soviéticos en 1940, echándole la culpa de dicha matanza a los alemanes y trató de ocultarla todo lo posible. A raíz de esta actitud el gobierno polaco que estaba exiliado en Inglaterra rompió relaciones diplomáticas con el de Inglaterra, algo lógico.

      Eliminar
    4. Capitalismo y comunismo, de una misma moneda las dos caras.

      Eliminar
  8. La Alemania NS y Polonia firmaron un pacto colaboración en 1934, a raíz de dicho pacto Hitler negoció con el gobierno polaco construir un corredor que comunicara Alemania con los territorios alemanes que habían quedado en Polonia a raíz del tratado de Versalles, o sea, con Prusia oriental y con la ciudad autónoma de Danzig. Dicho corredor consistía en una carretera y una línea de ferrocarril que comunicaran Alemania con ambos territorios, incluso Hitler estaba dispuesto a rechazar los territorios en Polonia a cambio de construir dicho corredor. El gobierno de Polonia en principio estaba dispuesto a cumplir dicho trato pero Inglaterra y Francia presionaron al gobierno polaco para que rompiera dicho pacto de colaboración con Alemania, como así fue. A raíz de esta situación una parte de la población alemana que habitaba en Polonia, en los territorios que habían pertenecido a Alemania antes de que se los arrebatasen a raíz del tratado de Versalles fue hostigada y perseguida. Una provocación en toda regla para asegurarse que Alemania invadiera Polonia por el oeste y así tener un "motivo" para declararle la guerra. Este es otro de los aspectos que la historia oficial tiene silenciado, porque la historia casi siempre la escriben los vencedores.
    Entonces si la invasión de Polonia no fue el motivo real de la guerra,¿Cuál fue?, se intuye por lógica que el económico, todo apunta a las políticas de soberanía monetaria y financiera que el régimen NS aplicó en Alemania, políticas que estuvieron encauzadas a suprimir el dinero-deuda y a alejar la economía alemana de las especulaciones bursátiles,generando una estabilidad en los precios(No hubo inflación ni deflación durante los 12 años que duró el régimen NS) lo cual fue un éxito puesto que la economía alemana(La cual estaba muy mal) se recuperó en pocos años, acabando con el fuerte desempleo que había en Alemania. O sea, el gobierno del III Reich se negó a pedir préstamos multimillonarios a los grandes bancos internacionales y salió de la crisis, algo que a la oligarquía financiera internacional no le gustó ya que el ejemplo de Alemania se podía extender a otros países de Europa y el negocio del dinero-deuda se les acabaría, o sea, perder la emisión y el control del dinero, perder el control de la economía mundial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo F.Delga, estas frases que recopile son reveladoras y no hacen mas que ratificar todo lo dicho:


      "Alemania se vuelve demasiado poderosa. Tenemos que aplastarla".

      Winston Churchill, Noviembre de 1936 hablando con el general norteamericano Robert E. Wood


      "Deben comprender que esta guerra no es contra Hitler o el nacionalsocialismo, sino contra la fuerza del pueblo alemán, que debe ser aplastado de una vez por todas, independientemente de si está en manos de Hitler o de un sacerdote jesuita".

      Winston Churchill ( del libro Winston Churchill - His Career in War and Peace, pagina 145)


      "El crimen imperdonable de Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial fue su intento de liberar su economía del sistema de comercio mundial y construir un sistema de intercambio independiente del que las finanzas mundiales ya no podrían obtener ganancias".

      Winston Churchill (The Second World War - Bern, 1960)


      "La guerra no fue solo una cuestión de eliminación del fascismo en Alemania, sino más bien de la obtención de los mercados de venta alemanes"

      Churchill, Marzo de 1946


      "Las dos principales causas de la II Guerra Mundial fueron: Primero. El éxito del sistema alemán de trueque. Segundo. La determinación hitleriana de no aceptar préstamos extranjeros. Su declaración de que los negocios de Alemania serían llevados a cabo de la misma manera que los de un honrado comerciante causó verdadero pánico en los círculos financieros."

      Francis Neilson, The Churchill Legend.


      "No vamos a permitir que ese fulano, Hitler, se salga con la suya. Su política monetaria es un peligro para todos."

      Bernard M. Baruch, durante un homenaje a George C. Marshall en 1938, citado por Francis Neilson, The Tragedy of Europe.


      "Debemos mantener bajos nuestros precios, aún perdiendo dinero, pues así obtendremos a los clientes de las naciones no beligerantes. Será la única manera de destruir el sistema alemán de trueque."

      Bernard M. Baruch a Roosevelt, New York Times, 14-9-1939.


      "Hitler ponía en práctica el patrón Trabajo, opuesto al patrón Oro. En sus relaciones comerciales internacionales preconizaba el "barter" (trueque) y estaba dispuesto a no aceptar los préstamos bancarios extranjeros (la Banca alemana había sido embridada y puesta al servicio del Reich). Esto era fatal para la Alta Finanza Internacional, no ya por el hecho de haber perdido al importante mercado alemán, sino por el peligro que representaba el Reich, en su doble vertiente de su expansión económica y de ejemplo para otros países que desearan romper las cadenas de la Kapinter… En plena guerra, en Alemania, no se habla de la necesidad de aumentar los impuestos, ni de estimular el ahorro ni de lanzar enormes empréstitos de guerra. Muy al contrario. Recientemente acaba de abolirse un importante impuesto. El dinero es tan abundante que, desde nuestro punto de vista, no tiene explicación. Hitler parece haber descubierto el secreto de trabajar sin un sistema financiero clásico y haber puesto en marcha un sistema basado en el movimiento perpetuo."

      The Times, Londres, Octubre de 1940.


      "Alemania emitió dinero libre de deudas y sin intereses a partir de 1935, lo que representó el sorprendente ascenso de Alemania de la depresión a una potencia mundial en cinco años. El gobierno alemán financió la totalidad de sus operaciones de 1935 a 1945 sin oro y sin deuda. Todo el mundo capitalista y comunista se movilizó para destruir a la revolución alemana, y poner de nuevo a Europa bajo la bota de los banqueros."

      Sheldon Emry, Billones para los banqueros, deudas para las personas (1984).

      Eliminar
    2. Don Fabio, muy ilustrativas y esclarecedoras las citas que Vd. aporta. Demuestran claramente que la Albión pérfida, en cuanto rostro visible del gueto no quería perder el control económico y político sobre el mundo antes de entregarlo al Sam.

      Eliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.