lunes, 31 de octubre de 2016

A PROPÓSITO

Tomados de OPORTUNE IMPORTUNE
  

ORACIÓN CONTRA LAS MAQUINACIONES DE LOS ENEMIGOS DE LA IGLESIA

Oración tomada de Carmelite Devotions and Prayers for Special Feasts of the Liturgical Year, escrito por un terciario carmelita, The Bruce Publishing Company, Milwaukee (Wisconsin), 1956. Traducción nuestra.

Oh María Inmaculada, soberana Reina de los cielos y la tierra, y nuestra bondadosa Abogada, te suplicamos dígnate interceder por nosotros. Ruega a Dios que envíe a San Miguel y todos los santos Ángeles alejar a todos los obstáculos que se oponen al reinado del Sagrado Corazón de Jesús en las almas, nuestras familias, nuestro país y el mundo entero.

Y tú, San Miguel, príncipe de la celestial milicia, te suplicamos de todo corazón que vengas a nuestro auxilio. Defiéndenos contra los ataques de satanás; y por el poder que Dios te confirió, después de asegurar la victoria de la Iglesia en este mundo, guía nuestras almas hacia las eternas moradas. Amén.

¡Sagrado Corazón de Jesús, venga a nos el tu Reino!

(El Santo Padre San Pío X otorgó, mediante rescripto del 29 de Junio de 1906, otorgó a esta oración 300 días de Indulgencia)

EL SAMBAPALO PROTESTANTE

Nota: En Colombia, "sambapalo" significa riña o tropel.
 

EL PROTESTANTISMO NACIÓ EN EL INFIERNO (LO CONFIESA UN DEMONIO)

Reza primero la oración de San Miguel Arcángel:
San Miguel Arcangel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.
  
A continuación, el Ave María.
  
(Debes orar antes ya que lo que vas a leer es parte de un exorcismo, para que no te ataquen los demonios, ES EN SERIO... HAY EXORCISTAS QUE RECONOCEN ESTO QUE DIGO EN PARÉNTESIS, Y POR EXPERIENCIA LO SÉ)

EXORCISMO DEL 5 DE FEBRERO DE 1976

Exorcistas: En nombre de la Santísima Trinidad, de la Inmaculada Concepción, de Nuestra Señora del Monte Carmelo, del Santo Cura de Ars y de Catalina Emmerich, continúa. ¡Di lo que tienes que decir!
Allida (Demonio del coro de los Arcángeles): ¡Jamás reinó una confusión tan grande como ahora!, en el tiempo de la Reforma se dio una crisis muy grande, mas lo que sucedió entonces fue sobre todo una división en el seno de la Iglesia. Los buenos continuaron del buen lado y los otros se pasaron simplemente hacia el Protestantismo. Mas los luteranos en esos tiempos eran todavía mejores de que los malos Católicos de ahora. Fue entonces para la Iglesia una gran crisis, mas ahora la situación es mas funesta. Entonces, las personas, igual los protestantes, tenían conciencia de estar haciendo mal. Cuando se dividieron en tres grupos, Lutero, Calvino, Zuínglio, ellos comprendieron bien de prisa que aquello no podría ser la verdadera Iglesia, pues estos tres hombres vivían en conflicto entre sí. Tenían la conciencia de que el Catolicismo estaba en crisis. No en tanto verificaban que por lo menos los buenos tenían la unidad. De buena voluntad intentaron cambios, por lo menos Lutero, mas era demasiado tarde. Nosotros (apunta para abajo) ya lo teníamos bien preso.
E – En nombre (...) Di lo que tienes que decir, ¡Allida! 
AL – Fuimos nosotros los que inspiramos a Lutero y fue el Viejo (lucifer) quien se encargó de Zuínglio.* Era preciso que fuera el Viejo en hacerlo, hasta que él alcanzara el rigor de una planta firme, que crece como hierba dañina (rozna malicioso). Ni es necesaria mucha lluvia. Como ustedes saben, el mal se desarrolla mucho más de prisa que el bien. Pulula de todas maneras y eso es muy difícil de contener. El bien es siempre más duro y más difícil. El bien no crece con tanta facilidad, igualmente, cuando crece y el interesado piensa que ya esta muy alto, puede de repente precipitarse desde lo alto de la montaña y ser obligado a comenzar de cero, el mal, al contrario, crece y pulula como la hierba dañina, sin sufrir cualquier daño, sube y crece y nadie puede detenerla. La perversión es parecida a una montaña siniestra que todo lo oscurece, todo corrompe, todo sofoca e infecta. Cuando mas se instala, se parece a una epidemia que contamina a multitudes enteras. Por el contrario, la virtud tiene una gran dificultad en crecer. No es tan fácil, tan atrayente, tan diversa. ¡Más nosotros no queremos hablar de eso! Es horrible estar obligado a decir estas cosas. (rozna furioso)

* Contemporáneo de Lutero, asumió posiciones más radicales y “ultrapasó” a Lutero en mayor parte de las tesis heréticas. 

domingo, 30 de octubre de 2016

DATOS CÓMICOS (Y NO TAN CÓMICOS) SOBRE LA MUERTE

Datos que he compilado esta mañana, quién sabe dónde.
  
  • La cremación es más costosa y demorada que un entierro. Si no lo crees, pregúntale a los griegos y romanos, que reservaban esa ceremonia únicamente para los ricos y poderosos. Por ejemplo: Aristófanes, el gran comediógrafo griego, decía de sus coterráneos los atenienses que “pasaban toda la vida trabajando para luego no tener ni con qué pagar su entierro”; y Suetonio refiere que el emperador romano Vespasiano era tan tacaño que cuando murió, el archimimo Favor, ataviado con una máscara del fallecido, preguntó cuánto costaban las exequias. Le respondieron que diez millones de sestercios, a lo cual replicó: “Entonces, si queréis, dadme a mí cien mil y arrojadme de cabeza al Tíber”.
  • Si enterrar cadáveres contamina el suelo, ¿por qué hay quienes quieren cementerios para sus mascotas?
  • En condiciones normales, los huesos no se queman, ni se reducen a cenizas completamente. Lo que le entregan a la gente como “cenizas” es en realidad hueso triturado: primero le hacen un picado grueso y luego uno fino (en el mejor de los casos. Yo supe de alguien a quien le dieron en vez de cenizas, una libra de cemento gris).
  • Si el muerto no tiene familiares, el cadáver lo envían a los anfiteatros de las facultades de medicina. Inclusive, se conocen casos como el de una mujer que al morir su madre, la mandó incinerar en la funeraria, sólo para encontrarse después con el cadáver de ella ¡en la mesa de anatomía de su universidad!
  • Hay países (Colombia es uno de ellos) en los cuales se presume que sus habitantes son donadores potenciales de órganos, a menos que mediante documento público expresen lo contrario. Aunado a ello, sus leyes disponen que la muerte se da con el cese irreversible de la actividad cerebral, y los médicos tienen seis horas para extraer los órganos, previa comunicación a la familia (No nos digamos mentiras: les sacan los órganos y luego avisan de ello).
  • La ley judía condena la cremación, y ve con malos ojos la donación y transplante de órganos, porque lo consideran una desecración del cadáver. De ahí muchos israelíes se van a otros países para hacerse transplantes. (Me pregunto qué opinan los testesjehovistas sobre esto, toda vez que rechazan la transfusión de sangre).
  • En vida, te venden que ser fitness es lo mejor, y parece que después de muerto también. A los pacientes de obesidad mórbida no los creman (en Alemania quisieron intentarlo, y casi se estalla el lugar).
  • Recientemente en México, a la “Santa Muerte” la llaman “Niña blanca”. Si es meros huesos, ¿cómo le conocen el color de piel?
  • La crisis golpea tanto a Venezuela, que a los muertos los entierran (y/o creman, según su gusto) en ataúdes de aglomerado o cartón.
  • Hay mucha locura: Ofrecen cremación para mascotas; un cantante esnifó las cenizas de su padre, incluso... Mejor no sigo por recato, pero VENDRÁN COSAS PEORES. 
  • Si Montini, Wojtyla y Bergoglio rehabilitaron la cremación, ¿por qué nunca han cremado a un Papa?
  • Los masones ridiculizaban el rito funerario católico considerándolo “superstición”. Pero cuando en Italia se llevaba el debate sobre la cremación, dos renombrados masones, el arquitecto Augusto Giudini y el médico Paolo Gorini, decían:
    “[Este] es el método más inocuo y decoroso para restituir a la naturaleza los elementos primordiales e indestructibles para producir nuevos vivientes, porque la naturaleza para producir el organismo humano extrae de la tierra algunos principios sólidos fijos, y ellos componen la urdimbre. Luego con sustancias volátiles, que se toman del seno del aire atmosférico, conforma la trama. Llegada la muerte, ella reclama la materia para fabricar nuevos vivientes”.
  • Los hindúes y budistas prescriben la cremación para sus muertos. El Jemer Rojo de Pol Pot, contrariando dichas creencias, ordenó a los camboyanos enterrar a sus muertos. Incluso, al morir Pol Pot, prisionero de sus antiguos conmilitones, fue enterrado en la selva.
  
La muerte en sí misma es inevitable para todos los hijos de Adán y Eva como consecuencia del pecado original, pero lo peor es morir en pecado mortal, porque el Infierno es lo que espera en ese caso.
 
“Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la muerte corporal, de la cual ningún hombre viviente puede escapar. ¡Ay de aquellos que mueran en pecado mortal! Bienaventurados aquellos a quienes encuentre en tu santísima voluntad, porque la muerte segunda no les hará mal”. (San Francisco de Asís, Cántico de las creaturas)

TERREMOTO EN VÍSPERAS DEL ANIVERSARIO DEL TERREMOTO PROTESTANTE

Esta mañana, a las 7:40h, un temblor de 6,5 grados en la escala de Ritcher volvió a sacudir la ciudad italiana de Nursia, destruyendo en su totalidad la basílica de San Benito, construida en el siglo XIII y ampliada en 1570 sobre el lugar que antes ocupaba su casa natal (se dice que el sismo era tan fuerte que en el Vaticano se sintió, y causó una grieta en San Pablo Extramuros).

  
No es casualidad que esto haya sucedido hoy, Fiesta de Nuestro Señor Jesucristo Rey (fiesta instituida en oposición al "Día de las Tesis de Lutero" y su domingo precedente), y víspera del 499° aniversario de la rebelión del monje maldito, Martín Lutero. Aniversario que este año será celebrado con una ceremonia ecuménica en Malmö y Lund (las dos primeras ciudades de Suecia que acogieron la herejía protestante) por la Federación Luterana Mundial y Antipapa Francisco Bergoglio (haciendo realidad el sueño que tenía el compatriota de Lutero, Antipapa Ratzinger Tauber). Señores, ESTO ES CASTIGO DE DIOS por las prostituciones e idolatrías de la secta deuterovaticana.
  
CELEBRAR A LOS HEREJES ES APOSTATAR DE LA FE. No se olvide que el heresiarca Martín Lutero era envidioso, rompehogares, duelista, asesino, monje sin vocación, perjuro a los votos que como sacerdote y monje tomó, enfermo sexual, glotón, ambicioso, rosacruz, soberbio, neurótico, teologastro, predicador venal y mordaz, sabio en su propia opinión, lameculos de unos príncipes no menos amorales y filisteos que él, soliviantador de la plebe e instigador de masacres, émulo de Judas Iscariote, alcohólico y sediento de sangre, sedicioso contra el orden civil, chovinista, odiador de la Iglesia Católica, falseador de las Sagradas Escrituras, volcán de blasfemias contra la Santísima Trinidad y la Bienaventurada Virgen María, enemigo del raciocinio y la libertad humana, corifeo de satanás el maldito y suicida; y que ACTUALMENTE ESTÁ EN EL INFIERNO, donde los demonios le fuerzan a arrodillarse clavándole una estaca en la cabeza por toda la eternidad. Todos los que lo siguen y quieren proponerlo como "modelo de fe" TAMBIÉN IRÁN AL INFIERNO.

viernes, 28 de octubre de 2016

LAS PUERTAS DEL AÑO NON SANCTO SE CERRARON DE UNA VEZ Y PARA SIEMPRE. DEO GRATIAS

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO
 
Gracias a Dios, las Puertas Santas se cerrarán finalmente para el blasfemo "Año de la Misericordia" bergogliano.
El antipapa marxista estaba demasiado feliz en "perdonar" a sodomitas impenitentes, bígamos y terroristas islamistas radicales, aún cuando Cristo enseña que la Misericordia no existe en el vacío.
El pecador debe mostrar contrición de sus culpas y firme propósito de enmienda, de lo contrario sólo habrá fingimiento y blasfemia.
 
Gracias a Dios, el blasfemo "Año de la Misericordia" convocado por Francisco Bergoglio será clausurado el 13 de Noviembre de 2016. En ese día, anunció en su bula "Misericórdia vultus", las Puertas Santas de las cuatro archibasílicas romanas: San Juan Lateranense, Santa María la Mayor, San Pablo Extramuros y San Pedro serán cerradas. Esto ocurrirá el día en que la iglesia conciliar movió la Fiesta de Nuestro Señor Jesucristo Rey para no ofender a los protestantes, puesto que el Papa Pío XI ordenó en 1925 que esta fiesta cayese el último Domingo de Octubre específicamente para hacerle frente al Día de la Revolución Protestante (31 de Octubre). Este año 2016, los Católicos Tradicionales celebraremos la Fiesta de Cristo Rey el 30 de Octubre.
   
El impío año bergogliano fue inaugurado el 8 de Diciembre de 2015, no con el hermoso rito bimilenario tradicional, sino con un pastiche modernista que involucró, por primera vez en la historia, no los sonoros salmos y oraciones tradicionales en Latín, sino algunos vulgares números italianos. [Parte de la información para este Comentario proviene de L'Osservatore Romano].
  
Verdaderos Católicos, el bergogliano "Año de la Misericordia" presentó una bronca completamente desequilibrada, de la cual algunos dijeron que fue conjurado para incrementar el turismo en Roma, que ha caído estrepitosamente desde la asunción de Bergoglio. El problema fundamental es que en la teología cristiana LA MISERICORDIA NO EXISTE EN EL VACÍO. EL PECADOR DEBE MOSTRAR CONTRICIÓN POR EL PECADO Y UN FIRME PROPÓSITO DE ENMIENDA, DE LO CONTRARIO SOLO HABRÁ FINGIMIENTO Y BLASFEMIA. Pero el antipapa marxista estaba demasiado feliz para "perdonar" a sodomitas impenitentes, bígamos y terroristas islamistas radicales. Sin embargo, Bergoglio no mostró piedad hacia los conservadores deuterovaticanos conservadores que le recordaban los valores básicos del Cristianismo, llamándolos con nombres horrorosos.

LUTERO, EL PERFECTO HEREJE

El próximo 31 de octubre se cumplirá un nuevo aniversario de las 95 tesis clavadas en 1517 por Lutero en la puerta de la iglesia del palacio de Wittenberg. Son varias las publicaciones recientes sobre Lutero, en las que se le muestra como enamorado de la Biblia y difusor de la misma en el pueblo, reformador de una Iglesia romana corrompida en su tiempo, etc. Parece, pues, oportuno hacer algunas verificaciones. 
  
No fue reformador de costumbres, sino de doctrinas. La tesis de que la decadencia moral de la Iglesia, bajo los Papas renacentistas, había llegado a un extremo intolerable, y que Lutero encabezó a los «protestantes» contra esta situación, exigiendo una «reforma», es falsa, y ningún historiador actual es capaz de sostenerla. Entre otras razones, porque el mismo Lutero desecha esa interpretación de su obra en numerosas declaraciones explícitas: «Yo no impugno las malas costumbres, sino las doctrinas impías». 
  
Lutero combatió con todas sus fuerzas la doctrina de la Iglesia Católica. Para empezar, arrasó con la Biblia, ya que dejándola a merced del libre examen, cambió la infalible y única Palabra divina por una variedad innumerable y contradictoria de falibles palabras humanas. Se llevó por delante la sucesión apostólica, el sacerdocio ministerial, los obispos y sacerdotes, la doctrina de Padres y Concilios. Eliminó la Eucaristía, en cuanto sacrificio de la redención. Destruyó la devoción y el culto a la Santísima Virgen y a los santos, los votos y la vida religiosa, la función benéfica de la ley eclesiástica. 
   
Dejó en uno y medio los siete sacramentos. Afirmó, partiendo de la corrupción total del hombre por el pecado original, que «la razón es la grandísima puta del diablo, una puta comida por la sarna y la lepra». Y por la misma causa, y con igual apasionamiento, negó la libertad del hombre, estimando que «lo más seguro y religioso» sería que el mismo término «libre arbitrio» desapareciera del lenguaje. Como lógica consecuencia, negó también la necesidad de las buenas obras para la salvación. En fin, con sus «respuestas correctas», según escribe un autor de hoy, destruyó prácticamente todo el cristianismo, destrozando de paso la cristiandad
  
Fue el mayor insultador del Reino: «Toda la Iglesia del Papa es una Iglesia de putas y hermafroditas», y que el mismo Papa es «un loco furioso, un falsificador de la historia, un mentiroso, un blasfemo», un cerdo, un burro y todos los actos pontificios están «sellados con la mierda del diablo, y escritos con los pedos del asno-papa». Podrían llenarse innumerables páginas con frases semejantes o peores. Los teólogos católicos del tiempo de Lutero rechazaron sus tesis, ganándose de su parte los calificativos previsibles. La Facultad de París es «la sinagoga condenada del diablo, la más abominable ramera intelectual que ha vivido bajo el sol». Y los teólogos de Lovaina son «asnos groseros, puercos malditos, panzas de blasfemias, cochinos epicúreos, herejes e idólatras, caldo maldito del infierno». Y añadía: «Soy yo quien lo afirmo, yo, el doctor Martín Lutero, hablando en nombre del Espíritu Santo [...] No admito que mi doctrina pueda juzgarla nadie, ni aun los ángeles. Quien no escuche mi doctrina no puede salvarse». 
   
Con ocasión del levantamiento de los campesinos, que exigían, primero por las buenas y luego por las malas, lo que estimaban que eran sus derechos, escribe Lutero una durísima invectiva: «Al sedicioso hay que abatirlo, estrangularlo y matarlo privada o públicamente, pues nada hay más venenoso, perjudicial y diabólico que un promotor de sediciones». Muy suave fue, en cambio, con los poderosos príncipes alemanes, a fin de ganar su favor. Los resultados de la predicación de Lutero fueron devastadores en la moral del pueblo, y él mismo lo reconoce: «Desde que la tiranía del Papa ha terminado para nosotros, todos desprecian la doctrina pura y saludable. No tenemos ya aspecto de hombres, sino de verdaderos brutos». De sus seguidores afirmaba que «son siete veces peores que antes»
   
A Zwinglio le escribe espantado: «Le asusta a uno ver cómo donde en un tiempo todo era tranquilidad, ahora hay dondequiera sectas y facciones [...] Me veo obligado a confesarlo: mi doctrina ha producido muchos escándalos. Sí; no lo puedo negar; estas cosas frecuentemente me aterran». Y aún preveía desastres mayores. Un día le confió a su amigo Melanchton: «¿Cuántos maestros distintos surgirán en el siglo próximo? La confusión llegará al colmo». Así fue. Y así ha sido en progresión acelerada, hasta llegar a la gran apostasía actual de las antiguas naciones católicas.

José María Iraburu

jueves, 27 de octubre de 2016

SAN CALEB (ELESBAAM) DE AXUM, REY Y MONJE CARMELITA

San Elesbaam (en el siglo, Caleb), Rey-Monje de Axum (Etiopía)
 
En el siglo VI, Etiopía fue gobernada por el rey San Caleb (más conocido por su nombre religioso, Elesbaam -del griego Ελεσβόάς, variante del geez እለ አጽብሐ/ʾElla ʾAṣbeḥa que significa “El que trajo la mañana” o “El que recogió el tributo”), quien fue educado en la Fe Católica desde su infancia. El rey Elesbaam gobernó su país con sabiduría y fue muy estimado por su pueblo. Y, aunque poseía grandes riquezas y poderío, vivía en su palacio como un monje: era austero en el comer, el vestir y las diversiones. Edificó bellas iglesias y monasterios para religiosos y religiosas del Carmelo. Sus devociones principales eran la Virgen María y San Gabriel arcángel, que varias veces le acompañó en sus batallas.
 
En aquel tiempo, Etiopía fue vasallo del Imperio Romano de Oriente, gobernado por Justino I. Al otro lado del Mar Rojo, Arabia cayó bajo el yugo de Yusuf Du Nuwas (Dunaan), un rey de hebreo linaje que apostató de la Fe Católica y adhirió al judaísmo. Fue un gobernante déspota que más que por expandir sus dominios, iba a la guerra por su odio contra Dios y la Iglesia Católica, persiguiendo a los obispos y sacerdotes y destruyendo las iglesias o transformándolas en sinagogas. San Gregencio, Obispo de Tafas, fue expulsado de su diócesis; San Aretas, gobernador de Najran (actual Yemen) y líder de la reacción Católica, fue decapitado junto con su esposa, sus cuatro hijos y 340 de sus súbditos. 4000 Católicos fueron asesinados sin fórmula de juicio tras sufrir muchas crueldades.
 
El emperador Justino llamó al rey Elesbaam para castigar al usurpador. El rey reunió sus ejércitos y cruzó el Mar Rojo para vengar la afrenta que los judíos infligieron contra el honor Católico. Elesbaam venció a Dunaam en varias oportunidades, y éste le envió embajadores para negociar la paz y someterse a vasallaje del rey de Axum, pero el pérfido se rebeló nuevamente y continuó sus crímenes. Por ello, Elesbaam pidió consejo del abad carmelita Pantaleón, llegó a Arabia con una gran armada y con muchos milagros, derrotó al impío Dunaam y le dio muerte con un solo lanzazo. Acto seguido, gestionó su victoria con admirable clemencia y moderación: restableció a San Gregencio en su sede episcopal, reconstruyó las iglesias destruidas por los judíos y se estableció en el país hasta que Ebrahamos, que era Católico, fue electo Rey de los árabes.
 
Una vez cumplida su misión de paz y justicia, retornó a Etiopía y gobernó unos años más, instruyendo cuidadosamente a su hijo en la Religión Católica y en el gobierno del reino. Luego abdicó y otorgó el reino a su hijo, y donó su corona al Santo Sepulcro en Jerusalén.
 
Elesbaam se dirigió de nuevo al abad Pantaleón y pidió el hábito del Carmen, en cumplimiento de un voto que formulara antes de la guerra. Luego de probarle, le admitió entre los religiosos. Fue novicio ejemplar y vivió como un simple religioso dedicado a la oración, la obediencia y el trabajo. Sobresalió en virtudes como la penitencia, la oración y el silencio regular. Usaba cilicio, se disciplinaba y dormía en el suelo, sin usar jamás el camastro que tenían todos los religiosos. Solamente abandonó la soledad de la celda para ser ordenado sacerdote en la catedral de Axum, para luego volver a su querido monasterio. Su oración fue desde entonces más intensa, bajando los ángeles del cielo a acompañarle y resplandeciendo su celda. Era tentado constantemente por el demonio en forma de serpientes y alimañas, pero vencía por su humildad y paciencia.
 
Enfermó y los religiosos quedaron consternados, al saber que se hallaba en peligro de muerte Elesbaam. Ante la noticia, miles de sus otrora súbditos fueron a verle y llorar por su tránsito, habida cuenta de su fama de santidad. Llegado el momento final, el día 27 de Octubre del año 532, descendieron la Virgen María y muchos ángeles a buscar su alma, y llevarla al paraíso. El cuerpo fue llevado a la catedral, para los funerales, que fueron solemnes y multitudinarios y trasladado nuevamente a la iglesia del monasterio, donde fue sepultado. En 1630 fueron restauradas la capilla y la tumba por los monjes coptos que son los que viven allí y mantienen su culto.
   
San Elesbaam es invocado contra los peligros del mar, toda vez que su presencia le concedió a la armada etíope salir indemne de una tempestad en el Mar Rojo y no ser afectada por una cadena de hierro que Dunaam tendió para hacer naufragar la flota. A menudo es representado como un carmelita y con una lanza, terminada en cruz, recordando su victoria sobre la perfidia de Dunaam. También con una maqueta de iglesia por ser bienhechor de la Iglesia y fundador de varios monasterios, y con la corona a sus pies. Y el Martirologio romano escribe de él lo siguiente el día 27 de Octubre: 
In Æthiópia sancti Elésbaan Regis, qui, Christi hóstibus expugnátis, ac, témpore Justíni Imperatóris, misso regio diadémate Hierosólymam, monásticam vitam, ut vóverat, agens, migrávit ad Dóminum. (En la Etiopía, el rey San Elesbaam, quien, después de derrotar a los enemigos de Cristo en tiempos del Emperador Justino, envió su regia corona a Jerusalén, y se hizo monje en cumplimiento de un voto, y así vivió hasta que partió para estar con el Señor).

ORACIÓN
Oh Dios, que todos los años nos dais un nuevo motivo de gozo con la fiesta del bienaventurado Elesbaam, vuestro confesor, haced, por vuestra bondad, que honrando su nacimiento al cielo, caminemos por sus huellas para llegar a Vos. Por J. C. N. S. Amén.

miércoles, 26 de octubre de 2016

INSTRUCCIÓN DEL SANTO OFICIO CONDENANDO LA CREMACIÓN

Tenemos a bien presentar la traducción COMPLETA de esta instrucción del Santo Oficio, fechada a 19 de Junio de 1926 (y publicada en Acta Apostólicæ Sedis XVIII -año 1926-, págs. 282 y 283), que reitera la prohibición de la cremación en el caso de que ésta surja de declaración de voluntad de la propia persona, y que en ese caso, sea excluida de los ritos y preces que la Iglesia Católica prescribe para los difuntos.
  
SUPREMA Y SAGRADA CONGREGACIÓN DEL SANTO OFICIO
INSTRUCCIÓN De crematióne Cadavérum, A LOS ORDINARIOS DE TODO EL MUNDO QUE TIENEN PAZ Y COMUNIÓN CON LA SEDE APOSTÓLICA
    

Puesto que estamos informados de que la práctica de la cremación está en aumento en ciertas localidades, en desatención a las repetidas declaraciones y decretos de la Santa Sede, y con el fin de prevenir que tan grave abuso se vuelva inveterado donde ya obtuvo apoyo, y que lo mismo se esparza a otras partes, esta Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio juzga deber suyo llamar una vez más, y con mayor formalidad, la atención de los Ordinarios del mundo entero hacia este problema, con la aprobación de nuestro Santísimo Señor.
 
Y en primer lugar, ya que no pocos, incluso entre los católicos, tienen la osadía de sostener como uno de los mayores logros, de lo que llaman progreso civil y científico moderno y de la ciencia de la salud, esta práctica bárbara contraria no sólo a los cristianos sino hasta al respeto natural tenido por los cuerpos de los fallecidos, y totalmente opuesta a la disciplina constante de la Iglesia aún desde los primeros tiempos; esta Sagrada Congregación muy seriamente exhorta a los pastores del rebaño de Cristo a instruir a la gente que les ha sido encomendada de que los enemigos del cristianismo alaban y propagan la práctica de la cremación de los cadáveres con ningún otro propósito que el de gradualmente borrar de su mente la idea de la muerte y la esperanza en la resurrección del cuerpo, y de tal manera allanan el camino para el materialismo. Por tanto, aunque la cremación de los cadáveres, no siendo mala en sí, se permita, y de hecho es permitida en ciertas circunstancias extraordinarias y graves relacionadas con el bien público; con todo, es perfectamente evidente que adoptar o favorecer esta práctica regularmente, y como regla ordinaria, es impío y escandaloso, y, por ello, gravemente pecaminoso. De ahí que haya sido justamente condenada más de una vez por los supremos pontífices, y más recientemente por el nuevo Código de Derecho Canónico (c. 1203, §1: “Los cuerpos de los fieles han de ser enterrados, y su cremación está prohibida”).
 
Y aun cuando el decreto del 15 de diciembre de 1886 diga que los ritos y preces de la Iglesia no están prohibidos «en el caso de aquellos cuyos cuerpos fueron cremados, no por decisión propia, sino a instancia de otros»; no obstante, por la claridad de los términos del mismo decreto, esa regla se aplica sólo cuando se evita eficazmente el escándalo con la oportuna declaración de que «la cremación fue decidida, no a petición del fallecido, sino a instancia de otros»; pero, si las circunstancias no proporcionan razones suficientes para esperar que se evitará el escándalo con dicha declaración, aún en este caso permanece en vigor la prohibición del sepelio eclesiástico.
 
Evidentemente se encuentran lejos de la verdad quienes, basándose en la ilusión de que el difunto, estando vivo, practicó habitualmente algún acto de religión, o que tal vez se haya retractado de su mala intención en el último instante de su vida, creen permisible realizar los acostumbrados ritos funerarios de la Iglesia sobre el cuerpo, el cual ha de ser después incinerado de acuerdo a los arreglos hechos por el mismo fallecido. Y como nada puede saberse por cierto en cuanto a esta supuesta retractación, se sigue que no puede dársele consideración alguna en el foro externo.
 
Apenas si parece necesario observar que en todos estos casos en los que está prohibido celebrar los ritos funerarios de la Iglesia por el fallecido, ni siquiera está permitido honrar sus cenizas con entierro eclesiástico, ni preservarlas en manera alguna en un cementerio bendito; sino que han de guardarse en un lugar separado de acuerdo al c. 1212. Y si las autoridades civiles de la región, siendo hostiles a la Iglesia, requieren a la fuerza el curso contrario, que los sacerdotes responsables del caso no fallen en resistir esta abierta violación de los derechos de la Iglesia con decoroso valor, y, habiendo hecho la debida protesta, se abstengan de toda cooperación. Luego, cuando se ofrezca la ocasión, que no cesen de proclamar, privada y públicamente, la excelencia, las ventajas y la sublime significancia del entierro eclesiástico, de tal manera que los fieles, bien instruídos en cuanto a la mente de la Iglesia, puedan ser disuadidos de la impía práctica de la cremación.
  
Mas, para finalizar, en todas las cuestiones de esta clase, no se puede obtener el fin deseado si no se unen las fuerzas. Así, la Sagrada Congregación espera que los obispos de las diferentes provincias eclesiásticas, si los hechos lo exigen, se reúnan con su Metropolitano, para que investiguen, discutan y decidan lo que estimen más conveniente para el servicio de Dios; y una vez sean expedidas sus resoluciones, la Santa Sede sea informada y puesta al tanto de su aplicación y los efectos de éstas.
  
Dado en Roma, en el Palacio del Santo Oficio, el 19 de Junio de 1926.
  
RAFAEL Cardenal MERRY DEL VAL, Secretario.

martes, 25 de octubre de 2016

EL ISLAMISMO SAUDÍ SE IMPLANTÓ EN BÉLGICA CON LA VENIA DEL "CATÓLICO" REY BALDUINO

Informe de Arturo García para LA GACETA (España)
 
    
La realidad actual es que Bélgica se ha convertido en el foco del islamismo europeo. Un razonamiento que ha quedado atestiguado tras los últimos atentados yihadistas, organizados por células activas en el país que gozan del respaldo ciudadano en barrios como Molenbeek, donde la sharia se hace presente en muchas instituciones y la enseñanza financiada por el Estado está basada en modelos islámicos.
 
La respuesta a la situación del país, además de las desacertadas políticas comunitarias, hay que buscarla más atrás en el tiempo, concretamente en la década de 1960. En aquellos años, los predicadores salafistas llegaron al país tras unos encuentros diplomáticos. El rey Balduino realizó una oferta a su homólogo saudí Faisal, que estaba de visita en Bruselas, para, a cambio de petroleo, permitir la construcción de una Gran Mezquita en el centro de Bruselas.
 
Balduino I de Bélgica y Faisal de Arabia Saudita
 
El esplendor económico que vivía Bélgica impulsaba entonces a muchos marroquíes y turcos a viajar al país. El acuerdo entre los dos reyes haría que la mezquita fuera el principal lugar de culto. Los saudíes lograron el alquiler del pabellón oriental de Bruselas por 99 años, a coste cero. Tan sólo un año después, el régimen de Riad abría la Gran Mezquita y el Centro Cultural Islámico de Bélgica, uno de sus primeros bastiones en el interior de Europa.
 
Gran Mezquita de Bruselas (construida con dinero saudí)
 
En un principio, la nueva mezquita fue considerada como “la voz oficial” de los musulmanes en Bélgica. Nada más lejos de la realidad. Las enseñanzas salafistas que se ofrecían en su interior estaban muy alejadas de la versión del islam que seguía la mayoría del país. A pesar de la crisis económica que ha obligado que muchas personas hayan abandonado el país, hay alrededor de 600.000 personas de origen turco y marroquí en un estado de apenas 11 millones de habitantes.
 
La comunidad marroquí proviene de las regiones montañosas y del valle del Rift, no del desierto. Pertenecen a la escuela Maliki del Islam y son bastante más moderados que los musulmanes de Arabia Saudí”, asegura George Dallemagne, diputado del parlamento belga, que recuerda: “Gracias al acuerdo con Riad, muchos de estos hombres moderados se radicalizaron y algunos llegaron a viajar a Medina para continuar su formación”.
  
La falta de integración es uno de los argumentos utilizados por las élites europeas para justificar el islamismo radical y los atentados en suelo europeo. Dallemagne explica cómo, tras la apertura de la Gran Mezquita, los clérigos sauditas incitaban a todos los inmigrantes a “alejarse” de los ciudadanos del país. “Siempre pensamos en Arabia Saudí como un aliado, pero pero los saudíes mantienen un doble discurso: quieren una alianza con Occidente cuando se trata de la lucha contra los chiítas en Irán, pero quieren conquistar el resto del mundo con su religión”, sentencia.
 
El parlamento belga ha rechazado varias mociones para aflojar los lazos con Arabia Saudí y, especialmente, reducir la presencia salafista. Sin embargo, la mayor parte han sido rechazadas. El miedo a ser tachados de islamófobos, en un país que ha sido golpeado duramente por los yihadistas, sigue siendo muy elevado. Dallemagne, por su parte, recuerda que “no podemos tener un diálogo con países que nos quieren desestabilizar”.
 
El pasado mes de agosto, Wikileaks revelaba la expulsión del director general de la Gran Mezquita por sus conexiones con el yihadismo. “Sus discursos eran salafistas, antiisraelíes y antioccidentales. Su máxima suprema era la primacía del salafismo sobre todo lo demás”, informó entonces un testigo a la emisora ​​belga RTBF. Las palabras de Alabri eran tan extremistas que cruzaron las líneas rojas de la tolerancia belga.
  
Khalid Alabri, ex imán de la Gran Mezquita de Bruselas
 
Hoy en día, el 95% de los cursos para musulmanes sobre el islam que ofrecen en Bruselas los imparten predicadores jóvenes formados en Arabia Saudita”, confirma Michael Privot, director de la Red Europea Contra el Racismo, con sede en la capital belga. “Dentro de las comunidades musulmanas, existe una gran demanda por conocer su religión, pero casi toda la oferta formativa consiste en un tipo de islam conservador salafista patrocinado por Arabia Saudita” porque “otros países musulmanes no han podido ofrecer tantas becas a estudiantes”, denuncia Privot.

lunes, 24 de octubre de 2016

ARTURO SOSA, HEREDERO DE ARRUPE Y VALIDO DE BERGOGLIO, O LA VERTIGINOSIDAD DEL MARX-JESUITISMO

Traducción del informe publicado en TRADITION IN ACTION. Tomado de RADIO CRISTIANDAD
  
  
Es bien sabido que desde hace más de cuatro décadas, los jesuitas se han alineado con la llamada ‘opción preferencial por los pobres’ y Teología de la Liberación’. Ahora parecen estar entrando en una fase marxista más claramente definida.
  
De hecho, el 14 de octubre de 2016, en la Congregación General de la Compañía de Jesús, que tuvo lugar en Roma, el P. Arturo Sosa Abascal fue elegido nuevo Superior General de la Compañía de Jesús. Arriba, en la imágen, se lo ve saludando a Decimejorge; a continuación, lo vemos en su típico atuendo de todos los días.
  
 
P. Arturo Sosa es de Venezuela y lleva en su equipaje la protección del comunista Hugo Chavez después de que éste dirigió un fallido golpe de Estado en 1992. Sosa intercedió con el gobierno para asegurar la liberación de Chaves de la prisión en nombre de los derechos humanos. Más tarde, Sosa apoyó a Chavez cuando se convirtió en presidente de Venezuela (1999-2013). Sólo después de 15 años de desastroso chavismo socialista –es decir, después de la muerte de Chavez-, Sosa critica el movimiento como ilegítimo y despótico
  
En 1978, el P. Sosa escribió el artículo resaltado en rojo en la primera fila de abajo, “La mediación marxista de la fe cristiana”. En ella, el jesuita afirma: 
“La relación […] entre fe cristiana y las ideologías nos permite admitir la legitimidad de una ‘ideologización’ marxista de la fe. Es decir, nos permite comprender la existencia de cristianos que al mismo tiempo se proclaman marxistas y se comprometen en la transformación dela sociedad capitalista hacia una sociedad socialista”.
  
Sosa llega a la conclusión de que es necesario aceptar el marxismo:
“Si eso [que las diversas ideas marxistas pasaron a formar parte del patrimonio de la humanidad] es una realidad a escala mundial, entonces la presencia del marxismo es aún más importante en el “Tercer mundo” y concretamente en América Latina. Nuestra cultura está ya penetrada por elementos marxistas. Cualquier comprensión que se intente del proceso latinoamericano no puede prescindir de la realidad del marxismo como idea inspiradora de políticas, movimientos y acciones”.
  
Al elegir un hombre que ha defendido abiertamente estas ideas en el pasado, la Compañía de Jesús está dando un paso más en el camino de la Revolución. Un nuevo paso que está destinado a seguir el ritmo de las iniciativas comunistas de Bergoglio, que es también un jesuita
  
Un resumen del artículo en español se puede leer aquí – el texto completo en español aquí

SOBRE EL MOVIMIENTO "#NIUNAMENOS"

Tomado de RADIO CRISTIANDAD
  
  
Nos encontramos en tiempos de verdadera confusión; tiempos que, donde la influencia del mundo en muchos aspectos relacionados con la moral, están siendo manipulados de tal manera que pueden llegar a corromper y hasta hacer perder absolutamente el buen criterio de, incluso, personas que creen estar bien plantadas en sus principios.

Es tiempo de apostasía, de revolución, de cambios que conducen al mal, de pérdida total del sentido común; época de traición a Dios, en donde sus enemigos toman mayor fuerza, mayor odio y mayor influencia.

Hoy frente a nosotros se desarrolla un fenómeno social al que se ha denominado: Ni una menos.

Decimos fenómeno social porque, según la definición que dan de él, se trataría de La actitud consciente del hombre ante los fenómenos de la vida social y su propia condición social, iniciándose consciente y espontáneamente contra los factores que lo limiten, lo opriman y lo exploten, de manera tal que lo impulsa inevitablemente a un cambio social.

Y este cambio, sabemos efectivamente hacia dónde se encuentra dirigido; y sino, vayamos analizando poco a poco qué hay detrás de esta campaña demoníaca, en donde no vemos “mujeres” sino pobres personas manipuladas, desnaturalizadas, y que han perdido el verdadero sentido de lo que es ser mujer.

También vemos mujeres y varones que han sido confundidos y que creen estar luchando por el bienestar de las mujeres que son golpeadas, abusadas física y mentalmente.

¿Y qué hay de los varones de todas las edades, niños, jóvenes, adultos y ancianos que mueren a diario, que son abusados y nadie pide por ellos?

¿Y los bebés que se encuentran en el vientre materno, que son asesinados a diario y que nadie busca defender, sino más bien, quitar del medio como si fueran lacra…?

000

Como mujeres, máxime como católicas, no podemos dejar de dirigir la mirada hacia este panorama catastrófico que se presenta frente a nosotras, no podemos dejar de informar, educar, encender una luz ante tanta oscuridad; tratar de formar a nuestras hijas respecto del verdadero fin de la mujer, tal como lo ha determinado  Dios; no deformar la figura femenina, que no por ser delicada, suave, pura, debe ser débil; muy por el contrario, la mujer debe ser fuerte, sin dejar de ser piadosa, femenina…; ¡debe ser mujer!
  
El ni una menos, muestra a una mujer desnaturalizada, una mujer que no quiere ser mujer, que no acepta ser distinta y diferente al hombre; quiere ser igual (para ser benévolas en ésto, porque, en realidad, busca ser superior).
  
Y en la creación de Dios ya podemos observar que no somos iguales; examinando los seres humanos, comprobamos que ellos se distinguen unos de otros desde la punta de los dedos hasta la “punta del alma”. Se calcula que se agotará la energía y la luz del sol antes de que aparezcan dos hombres con la misma impresión digital; hay hombres altos y bajos, gordos y flacos, rubios y morenos, blancos, amarillos y negros, etc. Si con los pocos trazos de la cara Dios causa una variedad casi infinita de fisonomías, ¿qué se dirá de las características espirituales? Las desigualdades psicológicas y espirituales son todavía mayores que las físicas: la variedad de inteligencias, talentos y virtudes es inmensamente mayor que la de los rostros.
  
No somos iguales ni hombres, ni mujeres, ni siquiera entre nosotros. A pesar de lo dicho, hay en los seres humanos una igualdad fundamental proveniente del hecho de tener una sola naturaleza. De ahí los derechos naturales, comunes a todos los seres humanos e iguales para todos. De este modo, todos tienen igual derecho a vivir, a alimentarse, a trabajar, a descansar, a reproducirse, a tener propiedad, a conocer la verdad, a amar el bien, etc.
  
Más que todo esto, los hombres tienen una suprema igualdad: la de haber sido todos llamados a la misma y eminente dignidad de hijos de Dios, teniendo el mismo origen y el mismo fin.
  
Aunque los hombres posean esa igualdad natural, de esto no se sigue que sean iguales en todo; en los accidentes, los hombres son desiguales: no es igual ser alto que bajo, profesor que alumno, capaz que incapaz.
  
Hay accidentes que no conllevan derechos y los hay que sí generan derechos: a accidentes desiguales corresponden derechos accidentales desiguales. Es justo que el virtuoso, el capaz, el trabajador tenga más derechos que el pecador, el incapaz y el perezoso; el profesor debe tener más derechos que el alumno, así como el padre respecto del hijo, aunque todos ellos sean iguales por naturaleza y tengan derechos naturales iguales.
  
Incluso existen desigualdades en las gracias y en las virtudes, así como en los méritos y en las culpas, lo cual produce desigualdad en la gloria del cielo y en los castigos del infierno.
  
Ahora bien, cuando dos cosas son iguales por su naturaleza pero desiguales en sus accidentes, ellas son semejantes pero no iguales.
  
Esta desigualdad debe ser respetada, y quien no lo haga cometerá graves errores. Si en sus cálculos un arquitecto despreciase la desigualdad entre dos triángulos (iguales en naturaleza, pero desiguales en el tamaño o grados de sus ángulos), su construcción se desmoronaría; de la misma manera, la sociedad moderna comete el mismo error al promulgar constituciones y leyes en las que se considera a todos los hombres iguales, cuando en realidad son semejantes.
  
Por otro lado, y entre paréntesis, aquellos que proclaman la igualdad absoluta de derechos de todos los hombres no dudan, sin embargo, en establecer el derecho a ser distinto no sólo en cuestión religiosa, sino incluso en materia sexual…
  
Entonces, mientras afirmamos la igualdad del hombre y la mujer: igualdad de creación, de elevación al orden sobrenatural, de redención, de incorporación al Cuerpo Místico y de llamado a la vida bienaventurada; al mismo tiempo debemos también enseñar la desigualdad entre el hombre y la mujer: desigualdad en cuanto a sus cualidades físicas y espirituales, que son complementarias entre sí y se ordenan a la vida matrimonial para la procreación y educación de los hijos.

000

Además, esa misma sociedad matrimonial exige también desigualdad de jerarquía y de gobierno, pues toda sociedad, como ya hemos visto, requiere una autoridad.
  
La naturaleza dio al hombre más capacidad para gobernar que a la mujer; por lo cual es él la cabeza de la mujer y el jefe de la familia. Esta doctrina es enseñada por San Pablo y San Pedro y nos es revelada ya en el relato mismo de la creación.
Génesis 2: 18-24: “Entonces dijo Yahvé Dios: «No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda semejante a él». Formados, pues, de la tierra todos los animales del campo y todas las aves del cielo, los hizo Yahvé Dios desfilar ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que el nombre de todos los seres vivientes fuese aquel que les pusiera el hombre. Así, pues, el hombre puso nombre a todos los animales domésticos, y a las aves del cielo, y a todas las bestias del campo; más para el hombre no encontró una ayuda semejante a él. Entonces Yahvé Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, el cual se durmió; y le quitó una de las costillas y cerró con carne el lugar de la misma. De la costilla que Yahvé Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la condujo ante el hombre. Y dijo el hombre: «Esta vez sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada varona, porque del varón ha sido tomada». Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se adherirá a su mujer, y vendrán a ser una sola carne”.
  
I Corintios 11: 3 y 8-10: “Mas quiero que sepáis que la cabeza de todo varón es Cristo, y el varón, cabeza de la mujer (…) Pues no procede el varón de la mujer, sino la mujer del varón; como tampoco fue creado el varón por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por tanto, debe la mujer llevar sobre su cabeza la señal de estar bajo autoridad, por causa de los ángeles”.
  
Efesios 5: 22-24: “Las mujeres sujétense a sus maridos como al Señor, porque el varón es cabeza de la mujer, como Cristo cabeza de la Iglesia, salvador de su cuerpo. Así como la Iglesia está sujeta a Cristo, así también las mujeres lo han de estar a sus maridos en todo”.
  
Colosenses 3: 18: “Mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor”.
  
I Timoteo 2: 11-15: “La mujer aprenda en silencio, con toda sumisión. Enseñar no le permito a la mujer, ni que domine al marido, sino que permanezca en silencio. Porque Adán fue formado primero y después Eva. Y no fue engañado Adán, sino que la mujer, seducida, incurrió en la transgresión; sin embargo, se salvará engendrando hijos, si con modestia permanece en la fe y amor y santidad”.
  
I Pedro 3: 1-5: “De igual manera, vosotras, mujeres, sed sumisas a vuestros maridos, para que si algunos no obedecen a la predicación sean ganados sin palabra por la conducta de sus mujeres, al observar vuestra vida casta y llena de reverencia. Que vuestro adorno no sea de afuera: el rizarse los cabellos, ornarse de joyas de oro o ataviarse de vestidos, sino el adorno interior del corazón, que consiste en la incorrupción de un espíritu manso y suave, precioso a los ojos de Dios. Porque así también se ataviaban antiguamente las santas mujeres que esperaban en Dios, viviendo sumisas a sus maridos”.
  
Esta desigualdad y sumisión de la mujer respecto del hombre existió también en el estado de justicia original, antes del pecado, pero sin el menor género de repugnancia ni humillación en virtud de la plena conformidad de su voluntad con la del varón, su cabeza y jefe nato.
  
Pero, con el pecado, esa sumisión se hizo penosa y a modo de castigo a causa del mismo:
“Dijo asimismo a la mujer: multiplicaré tus trabajos en tus preñeces; con dolor parirás los hijos, y estarás bajo la potestad de tu marido y él te dominará” (Génesis 3: 16).
  
Santo Tomás lo explica de la siguiente manera: 
“Debe decirse que los primeros padres a causa de su pecado fueron privados del beneficio divino por el que se conservaba en ellos la integridad de la naturaleza humana, por cuya sustracción ésta cayó en los defectos penales. Por lo tanto, fueron castigados atribuyéndoseles las condiciones que convienen a la naturaleza destituida de tal beneficio, y esto en verdad en cuanto al cuerpo y en cuanto al alma. En cuanto al cuerpo, al que pertenece la diferencia de sexo, a la mujer se impuso un castigo y al hombre otro. A la mujer, en efecto, se le aplicó la pena bajo los dos puntos de vista por los cuales está unida al hombre, y que son la generación de los hijos y la comunicación de las obras que pertenecen a la vida doméstica. En cuanto a la generación de los hijos, fue castigada de dos maneras: 1º, en cuanto a las angustias que sufre al llevar en su seno la prole concebida, y esto se da a entender cuando dice, «multiplicaré tus dolores y tus preñeces»; 2º, en cuanto al dolor que sufre al parir, acerca de lo que se dice, «con dolor parirás los hijos». En cuanto a la vida doméstica es castigada al estar sometida al dominio del marido, por lo que se dice, «estarás bajo la potestad de tu marido»” (Suma Teológica, II-II, q. 164, a. 2).
  
¡Pobres las familias en las cuales, invirtiendo el orden querido y establecido por Dios, gobiernan las mujeres!
  
¡Qué triste paradoja!: se predica la igualdad revolucionaria, y se termina sometiendo a aquél que naturalmente es desigual y que, por esa misma desigualdad, sustenta el derecho y el deber de gobernar.
No es ésta, dice S.S. Pío XI en su Encíclica Casti connúbii, la verdadera emancipación de la mujer ni la libertad dignísima y tan conforme con la razón que compete al cristiano y noble oficio de esposos; antes bien, es la corrupción del carácter propio de la mujer y de su dignidad de madre, es el trastorno de toda la sociedad familiar, con lo cual al marido se le priva de la esposa, a los hijos de la madre y a todo el hogar doméstico del custodio que siempre vigila. Más todavía, tal falsa libertad y antinatural igualdad de la mujer con el hombre tórnase en daño de ésta misma, pues si la mujer desciende de la sede, verdaderamente regia, a que el Evangelio la ha levantado dentro de los muros del hogar, bien pronto caerá en la servidumbre, muy real, aunque no lo parezca, de la antigüedad, y se verá reducida a un mero instrumento en manos del hombre, como acontecía entre los paganos”.
  
000

Volviendo al tema que hoy tratamos y después de las aclaraciones pertinentes en cuanto a la igualdad y desigualdad entre los hombres, seguimos analizando por qué estos movimientos hoy han tomado tanta fuerza en la sociedad.
  
Podemos ver, entonces detrás de todo estos movimientos feministas una contracara, llevan puesta una careta que tiene pintado: no a la violencia contra la mujer; y por detrás, con suma violencia y odio desmesurado, buscan como primer fin la muerte de los inocentes más indefensos que son sus propios hijos…
  
Incongruencias…, buscan que se las respeten, cuando no respetan; pero lo peor es que no se dan cuenta que en esa especie de liberación, que no es libertad sino libertinaje, son solo marionetas utilizadas para cosas aún más terribles que lo que ellas creen defender. Sólo buscan la foto y no atacar con seriedad el fondo del problema, porque, en definitiva, el feminismo, como típico movimiento radical, sólo busca notoriedad y foto, protestando y presionando para romper el tejido del sistema para así ir construyendo cosas nuevas en función de lo que les marque su jefe superior, el Nuevo Orden Mundial, que no es otra cosa que desorden y revolución.
   
Todo ésto es la dialéctica del comunismo. Así como antes era la lucha de ricos y pobres, explotadores contra explotados, contaminadores contra la naturaleza, niños contra padres, ahora es una guerra mujeres contra hombres. Lógica disgregadora de la sociedad para sectorizarla y así sea más fácil de manejar: divide y triunfarás.
  
No olvidemos que estas mismas mujeres, que hoy organizan y movilizan estas marchas, son las mismas que hacen las marchas feministas, que por desgracia hemos visto hace unas semanas en Rosario, Argentina; que van reclamando algunas leyes, que no dejan de ser justas (como mayor seguridad, por ej.), mezclando (por debajo, como un mensaje que se ve, pero no tanto) otras leyes abominables, como la ley del aborto seguro, o la ridícula figura del femicidio…, que no es más asesinato que el de cualquier ser humano; muchos participan sin conocer estos intereses semiocultos, y se dejan llevar por la sensiblería; pero en definitiva, se olvida cuál es el problema principal generador de todos estos problemas: una sociedad sin Dios; sociedad que vive batallando contra la única y verdadera religión; sociedad enferma por el alejamiento de su Creador y que se revela contra Él, que no sigue sus mandatos y se aparta del Evangelio; sociedad que quiere olvidar y dar vuelta la cara a Quien sabe le hace ver sus retorcidas y desviadas pasiones.

000
  
Por último, no debemos dejar de entender, y a la vez analizar, lo que es una mujer virtuosa, esencialmente femenina, no feminista, capaz de gobernar una casa y que influye en la sociedad natural en la que se mueve.
  
Para esto debemos separarnos de nuestro propio y triste siglo XX del feminismo.
  
Si usted quiere que su hija y demás mujeres entiendan lo que es ser una mujer valiente, debería mirar, por ejemplo, a las mujeres medievales, las mujeres que ayudaron a dar forma a la edad de la fe. Un período, dicho sea de paso, que hoy las feministas representan como la época más opresiva porque no era igualitaria; en cambio, sí era jerárquica y sacra.
  
De hecho, las páginas de la historia de la civilización cristiana resuenan con historias de mujeres maduras, valerosas; personalidades que jugaron un papel importante en el desarrollo de la civilización cristiana.
  
En efecto, es interesante ver que la conversión de Europa dependió de la fe y de la piedad de las madres y esposas; así como la conservación de la Fe en Francia resultó del coraje de una doncella como Santa Juana de Arco.
   
Para ésto tenemos miles de ejemplos de mujeres que han engrandecido la fe y la patria, casos como Santa Clotilde, Santa Ludmila, Santa Margarita de Escocia, o la valiente Reina Blanca de Castilla, madre del joven que se convertiría en San Luis IX de Francia.

Santa Clotilde
  
El papel y la influencia de las esposas y madres católicas virtuosas, que nunca perdieron su feminidad del espíritu, siempre ha sido inmensa. ¡Cómo no pensar en una Alicia, madre de San Bernardo, una Margarita, madre de Don Bosco, una María Celia, madre de Santa Teresita!, por nombrar sólo tres entre las bellas y nobles figuras femeninas que enaltecen el catolicismo.
  
En un momento en el que movimiento feminista avanza, y hace retroceder la civilización, parece oportuno presentar modelos para las niñas y las mujeres jóvenes de hoy, que se encuentran tan vacías de ejemplos de mujeres que no abandonaron sus roles tradicionales, tan esenciales en la formación de la civilización cristiana.
  
Sabemos que no habrá cambios, tenemos bien en claro que esta situación no mejorará, sabemos que esto irá empeorando, porque éstos son síntomas de los últimos tiempos, signos claros de cómo está el mundo y hacia dónde va, y sabemos que el Único que cambiará esta situación es Nuestro Señor Jesucristo.
  
No queda más que decir, solamente:
  • Ni una más que luche por no ser golpeada por un hombre, pero en cambio se deje golpear por la sociedad, que impone ser mujer del montón, que vive en concubinato, se embriaga hasta perder el control, viste indecorosamente, se implanta siliconas y abandona a sus hijos.
  • Ni una más que quiera jugar a ser Dios, y crea que tiene dominio sobre su descendencia, lo cual la lleva a la decadencia.
  • Ni una más que asesine a su hijo dentro de su vientre, sino que afronte su estado si no se ha casado y, si ya lo ha hecho, que celebre el premio que Dios le ha otorgado.
  • Ni una más que piense que el cuerpo es un juguete o un negocio, que tome pastillas y alquile su vientre y se dedique al ocio.
  • Ni una más que quiera convertirse en hombre. Dios determinó su sexo, así como su altura y su raza; que no se admitan lesbianas dentro de la casa.
  • Ni una más que exija ser mal amada, pero no se ame y no ame a Dios y prefiera mozo que Misa, besos e indecencia que peso de conciencia, matar que amamantar, vivir sin prejuicios que bien morir y esperar el juicio.
  • Ni una más que ocupe el rol de papá y descuide el de mamá.
  • Ni una más que descuide su hogar por una posición social.
  • Ni una más que espere encontrar su futuro esposo en un bar o boliche (discoteca, antro o como se diga), porque allí no se sabe amar.
  • NI UNA MENOS que se comporte como una dama, que piense en formar familia, que vista decentemente, que prefiera la casa que buscar la fama, que enseñe a sus hijos a rezar y motive a su esposo a trabajar.
 
“NI UNA MÁS QUE SE CONDENE, NI UNA MENOS QUE SE SALVE”
 
¡Ven Señor Jesús!

G-A-P-L